revisa tu caso

No son los guardianes socráticos

Publicado: 2011-12-15

El Presidente Humala atribuye a los militares la calidad de "guardianes socráticos" de la Nación. Para unos esta frase sintetiza que los militares son la fuerza tutelar, por encima del bien y del mal y tan por encima que deben estar impedidos de ejercer derechos ciudadanos y ser unos más en las colas de los electores.

Es más, tan por encima están que son los césares civilizadores o caudillos redentores que se imponen como la última instancia ante cualquier crisis. Así, con los atributos propios de quien ve por encima y vigila, podrían tener injerencia para propiciar el orden, propio del caos civil.

¿Pero fue eso lo que quiso decir Humala? Es posible que sí, apelando a sus propias palabras. Al decir verdad, el término "guardián socrático" en boca de Ollanta Humala no es una novedad, sino revisen esta edición del semanario regional "Expresión" del 2005 y, en particular, http://www.semanarioexpresion.com/noti_ver2.php?codigo=1QQ6840S7

Si es que el semanario entrevistó al entonces aspirante político Humala (hablamos del 2005) debemos asumir que el razonamiento no ha variado un ápice. Leo el semanario y descubro una  entrevista en la que Humala dice lo siguiente: "No le debo ningún favor a Toledo ni a nadie de su gobierno, es más, nunca serví al gobierno de Toledo. He prestado mis servicios a la nación que está por encima de los gobiernos de turno. He sido un soldado del Estado, un guardián socrático de la República, como dice Platón, y no un servidor del gobierno".

En otra línea, para el ahora Presidente las fuerzas militares sirven al Estado y no al Gobierno (que es un "poder constituido", ojo señor Presidente), con lo que le faltó concluir que los rifles y los tanques sirven a la Constitución y están subordinados a ella. Eso faltó, insisto, y eso tendría que añadir como consecuencia lógica. Como tendría que añadir que el Presidente de la República, que es también cabeza de Gobierno y de Estado, es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas, las que le deben sujeción. El Presidente, qué decir, personifica a la Nación y los militares le deben obediencia. El Presidente de la República fue elegido y es elegido por el pueblo, los militares no.

Convendría que el Presidente asuma que el único guardián socrático de la república es, por tanto, el pueblo y que para defender la democracia mecanismos hay y todos en el marco de la Constitución y la legalidad. No me animaría nunca a referencia platónica alguna, en tanto Platón es el padre del determinismo y el abuelo del fascismo en sus formas más ideales. Lean a Popper.

¡Guardianes socráticos! malos términos y un obsequio a los que critican al Gobierno, que aún va por la buena senda de la sensatez y el Estado de Derecho. ¡A cuidar mejor las palabras!

PS.

Por cierto, en el 2005, Ollanta Humala reclamaba la vacancia de Toledo, quien entonces gobernaba. Y la reclamaba sin base constitucional. Siempre es bueno entender que algunas cosas que se dicen fuera de la Presidencia, deben reexaminarse al asumir la Presidencia, a la luz del ejercicio del poder.


Escrito por

El fantasma

Justiciero y franco.


Publicado en

El fantasma de la Opera

Pensando en voz alta