aprueba PISA

El bien, el mal y el juicio

Publicado: 2012-01-22

Ayn Rand señala que nos es dable juzgar contra la tesis cristiana que nos impide el juicio sobre los demás. Asumo que hay un error de concepto y escaso conocimiento teológico por un lado y escasa consideración sobre la tolerancia.

El mal existe como existe la gente malvada aunque el promedio nada en la densa tibieza de la medianía moral. Sólo los santos y los malvados escapan de esa mediocridad y, definitivamente y en aras de un mundo mejor, prefiero a los santos.

Juzgar es un mal término. Yo no juzgo porque juzgar es imponer una condena, desde la indiferencia, el maltrato, la queja a la prisión. Yo no juzgo, yo critico y opino y, desde luego, nadie me puede privar de tener un concepto de las ideas y la gente. Digo, no me pueden privar del concepto ni de expresarlo en público o en privado.

La tolerancia no prescinde de esos conceptos francos sobre la gente que cada quien pudiera tener ni fuerza a ocultarlos. La tolerancia no impide la opinión propia ni su correlato en el habla o la escritura, impide la violencia contra el que actúa y piensa diferente para mal.

Sin embargo, Popper nos planteaba la paradoja de la tolerancia y se preguntaba cómo es que, en nombre de la tolerancia debamos soportar la intolerancia. En mi criterio, la intolerancia que amenaza a la tolerancia debe proscribirse. Si ya la tienen, que MOVADEF se exprese, nada de malo tiene. Suficiente es cerrar el oído o replicarle con los argumentos de la civilización. La barbarie es fácilmente rebatible. Lo que sí se debe impedir (y bien vale el proyecto legal remitido por el Ministerio de Justicia) es que los intolerantes accedan a cualquier vía legal que les permita destruir la tolerancia. Esta vía es la inscripción de los intolerantes como partido político. Un bárbaro Atila dispuesto a destruir la libertad no debe tener cabida, pues la democracia se tornaría en boba y suicida.

Bien que el ROP (JNE) haya sacado del camino al MOVADEF y bien que el Ministerio de Justicia vele por nuestros intereses con la energía y el tino que la sociedad se lo exige a nuestras autoridades.

Buenas noticias y buenos pasos, qué duda cabe.

Pero ya que Rand nos dio pie, para ustedes un video antes que la sopa se caliente y nos prive de la libertad así como de la sagrada  infinitud del conocimiento.


Escrito por

El fantasma

Justiciero y franco.


Publicado en

El fantasma de la Opera

Pensando en voz alta